Twitter icon Facebook icon LinkedIn icon Pinterest icon YouTube icon


3D, elementos inimaginables, volúmenes inversamente proporcionales y mucho más. 


La actualidad de los espacios comerciales pasa por un momento plagado de incógnitas respecto al cambio en las conductas de compra y consumo. La realidad es que todos somos cómplices de un mundo en el que es posible comprar y vender cualquier cosa sin salir de casa. 

Una bondad y muestra de la evolución tecnológica inminente, pero por otra parte, un argumento para no creer en la innovación continua de ese tipo de espacios comerciales que conectan con el cliente, transmiten la personalidad de la marca, generan estímulos de compra y son parte intrínseca y fundamental de una venta.

Así debería ser. O al menos, así lo entendemos desde el equipo de Panespol, y es esa la razón por la que llevamos décadas trabajando en que cualquier cosa -por aparentemente difícil que parezca- pueda transformarse en algo tangible y real

Al hacerse palpable la creciente frustración de los proyectistas, obligados a adaptarse a materiales y artículos standard para sus proyectos de interiorismo y escaparatismo, la empresa lanzó en 2016 un servicio para producir objetos y revestimientos originales y exclusivos (fuera de cualquier tipo de catálogo estandarizado), dando así con miles de soluciones estéticas, creativas y originales, para que sean los materiales quienes se adapten a las ideas de cualquier diseñador, y no a la inversa.

Surge así Custom Made y con él infinidad de imaginativas e inteligentes soluciones decorativas para exteriores e interiores. Un servicio a medida y fiable para todas las ideas: cualquier material o combinación de materiales, formas, tridimensionalidad… y todo tipo de acabados que se puedan imaginar y que aportarán valor a los proyecto.



Somos conscientes de que la revolución digital ha convertido los puntos de venta en únicos lugares donde el consumidor puede vivir de forma directa la experiencia de compra. Por eso, las marcas y la restauración necesitan transformar sus espacios comerciales cada vez con más frecuencia. Son lugares experienciales, donde cada cambio es una oportunidad para reflejar la propia personalidad. De esta manera, el “fuera de carta” ha dejado de ser excepcional y Custom Made es ahora una de las bazas de cualquier interiorista a la hora de elaborar una idea.